Monday, August 31, 2009

De chico

Hace veinte y tantos años que la vi llegar.
Era una misteriosa capa de emociones,
un río de risas, un mar de lagrimas
se posaban en su rostro, y yo un poco
asustado y desconfiado, la abrace fuertemente.

Siempre había sido algo traviesa,
un poco ronca, y con desconcertante
voz yacía tendida en aquel patio,
como quien espera ser escuchado;
y como quien silva con ansias grises
la agonia de ser chico.

Aquella tarde, hace viente y tantos sueños,
la llegue a conocer por completo,
de pies a cabeza, por toda mi extensión
y por toda su emoción.
Me quedé tendido, las palabras huyeron
de mi pensar como hojas en el viento,
cuando sopla fuerte; cuando no es el momento.

Hoy, hace veinte y tantos años la recuerdo,
y me sonrío como un chico otra vez;
como cuando la conocí y la abrace fuerte;
cuando la llamé por su nombre: Pubertad.

No comments: