Wednesday, September 02, 2009

Velas y soles

Esa noche amanecí entre sus brazos.
Desperté abrazado a su cuerpo,
enredado en su pelo y sus piernas.
Después de risas, rumores y persecuciones
hablamos de los dos y de lo blanca de su piel tersa.
Sus labios de fresa son tiernos y suaves,
su espalda con hoyuelos,
la recorrí muchas veces,
aun mas que ayer,
aun mas que siempre.

Esa noche se enredaron sus besos,
y los míos tocaron el fondo de su mar
sediento, profundo y eterno.

Esa noche dormí poco y lentamente
se fueron apagando las velas de sus ojos,
del candelabro; para así despertar abrazados
cuando salio el sol y nos hablo de cerca.

No comments: