Saturday, August 14, 2010

El sol daba en su cara, y la puso roja; hermosa en los cachetes.
Su rostro es la luz de un deseo, un grito de felicidad que el cielo derrama.
Sus manos son la tibia agua que pasa por el cuerpo en una noche fria.

A veves la luna, otras el sol despierta el tiempo, que cuando estoy con ella sembla eterno.

Ella habla de dulves sueños, que revolotean en las sabanas.

Dormir. Solo quiero dormir a su lado, como asi tantas veves antes.

No comments: