Tuesday, May 31, 2011

En ti

Que vivan las retumbantes paredes,
que expelen el sabor de tu piel
y el olor de tu pelo en la cama.
Con estridentes gemidos y descalza ilusión
de ver tu cuerpo hermoso y desnudamente mio.

Que viva la noche
y el susurro que ella trae
a mis oídos cuando cierro mis ojos
y hago pintar las paredes con tu voz y tus gritos.

Que viva el amarte
y el verte sonreír
y la luna que toca suavemente tu piel
y el devenir que llega cuando estoy a tu lado,
socavando esa indómita necesidad de tenerte cerca.

De noche

Mentí. Mentí a la luna, aquella noche
en la cual le contaba mis penas;
hice de mis manos una razón
y de tu voz un recuerdo.

Te vi. Te vi hermosa como siempre
que esperaba una sonrisa; una excusa
para caminar juntos, siempre de las manos.

Regresé. Regresé de donde estaba,
para estar contigo noche y día,
penas y alegrías, entre amor y sombras,
pero siempre siempre buscando
entre mis manos una razón,
y en tu voz un recuerdo.