Sunday, September 25, 2011

Esperar

Su rostro era el atardecer de mis suenios,
sus labios bellos, marcaban el tiempo con cada beso;
y yo boquiabierto miraba sus ojos como si pudiera besarlos.

Sus manos blancas y suaves,
su caminar se hacia sentir
como la brisa que de repente hace
con ímpetu y fuego, con amor y verdad.

Mi vida es mejor ahora,
pero que momentos pase entre sus brazos,
esperando el amanecer.

La recuerdo con su acento, con sus huellas
en mi pecho; en mi alma,
y en las mananas pregunto por ella
y por la ventana, la espero.

No comments: