Friday, April 06, 2012

El velero que huye

Hace poco mas de siete meses en una tarde gris,
Dejaste Abandonada mi esperanza humilde
Y mis sueños Contigo, por un enojo que ahora no tiene ni ton ni son.

Hace poco mas de siete meses el viento soplo
En tu barco velero, y emprendiste el viaje
Que arrastro tu cuerpo y tus besos lejos de aquí.

En ese entonces, puedes jurar vida mía, que te juraba un querer sincero,
Eterno y con locura, mas dejaste tendido a mi corazón herido por palabras
Incoherentes.

Cuando volvimos a vernos, y en una promesa de intentar, pude sentir no lo mismo
Y siempre me preguntaba, a que hora saldría de nuevo aquel
Velero de tu puerto, el oriente, para irse bien lejos, una vez y otra vez.
Con cada hora de prisa, entre tardes de risa,
recordaba aquel momento cuando te vi zarpar.

Mirando hacia atrás, entre brisas y atardeceres,
entre risas y enfermedad, quizás fuimos dos chiquillos
que aprendían a amar; y a ver el mar.

Pero no te culpo, vida mía, pues cada quien tiene su barco,
y remos y mar para navegar,
y yo también he sido barco, yo también he sido mar.

Mas hace algo mas de siete meses, te fuiste lejos,
y te llevaste conmigo lo que te iba a decir en el altar,
solo la vida nos ensena, nos viste y nos desnuda,
te quise como la luna, como la tarde silente,
pero zarpaste del puerto y mi corazón lo echaste al mar.